De los nervios

Viajar sola

Deja un comentario

Vale. Soy rara. Rara o, al menos, diferente. Me gusta viajar sola, sí. He probado durante años todas las posibles combinaciones de compañeros de viaje, y he llegado a la conclusión que la manera más pura de viajar es hacerlo sola. He viajado con amigos, familia, pareja; con gente de mi edad, más joven y mayor. Ninguna de las combinaciones me ha resultado satisfactoria. O será que una vez que he viajado sola todas las demás formas de viajar me parecen peores.
Viajar sola no es lo habitual, y mucho menos siendo mujer. No necesito dar explicaciones del motivo por el que lo hago, pero han sido tantas las veces que me lo han preguntado , que simplemente quiero explicarlo.
No soy antisocial. Tengo familia, amigos (sólo unos pocos) y conocidos. He coincidido o convivido con ellos en un ambiente determinado en el que no he tenido que compartir las 24 horas del día. Cuando viajas, aparte del estrés que provoca el viaje en sí, compartes con alguien los días completos, con sus momentos buenos o malos, y con el mejor o peor humor que tengamos cada uno en cada momento. Viajando sola, cosas tan simples como desayunar cuando y donde quieres , decidir qué hacer en cada momento o decidir qué no hacer, etc. me parecen la máxima expresión de libertad

viajo sola

He viajado por los 5 continentes, a lugares a los que cuando vas la gente pregunta ¿Dónde está eso?, ¿Qué se te ha perdido allí?, ¿Allí no hay guerra?. Si viajas a lugares que no sean los típicamente típicos, pareces una snob o alguien muy raro. Suelen decirte “Yo esos sitios sólo los veo por la televisión”. Perfecto, si se contentan con eso lo respeto.

He conocido en mis viajes gente muy interesante. Gente que también viajaba sin compañía. De algunos sé el motivo por el que viajaban solos, de otros no. No es importante. Cada día más coincido con mujeres que también viajan solas. No es que seamos más valientes o suicidas que otras, simplemente tenemos otras inquietudes, y no nos frena el hecho de no tener acompañantes a la hora de emprender un viaje. Creo que puedo incluirme en la categoría de “sensatas”, y quizá cuando viajo lo sea un poco más aún.

Viajar me ha enseñado una incontable cantidad de cosas. He aprendido geografía, historia, sociología e, incluso, cocina. He conocido gente de muchos países que supongo no hubiera conocido si no hubiera viajado sola. Al hacerlo sola te sientes más predispuesta a entablar una conversación con cualquiera. Algunas veces conversaciones muy interesantes. Otras, inaguantables.

Otro comentario habitual es “¿Que te vas a …?”. Debes ser rica, porque ese viaje es carísimo. Pues no, no soy rica. La diferencia entre las personas es su particular escala de valores. A qué das importancia y a qué no, qué es lo prioritario. Para mí lo es viajar. Lo disfruto desde el mismo momento que pienso en mi próximo destino. Busco información y aprendo bastante sobre sitios dispares. Esta etapa es también parte del viaje. Consulto webs de turismo, comentarios sobre hoteles o transporte en foros, etc. Los viajeros estamos construyendo una red de información exhaustiva sobre cualquier lugar del mundo  con información útil y valiosa, información accesible a cualquiera. Una ventaja con la que cuento es que hablo inglés, casi imprescindible para buscar información y posteriormente para viajar. Hablar inglés te da cierta seguridad a la hora de viajar.

La fotógrafa libanesa Dalia Khamissy, al igual que muchas tribus,  afirma que las fotos te roban el alma. El dato es científicamente imposible de confirmar, pero algo parecido me ocurre a mí con los viajes. Nunca me gusta hablar sobre ellos porque pienso que si los comparto, perderé algo de lo que he vivido. Entonces ¿por qué ahora?. Porque creo que estoy comenzando a olvidar algunas cosas que me gustaría permanecieran en mi memoria y que seguramente con el tiempo iré olvidando. Dice el refrán (aunque algunos atribuyen la frase a Unamuno) que “Más vale lápiz corto que memoria larga”. Y de ahí este blog.

Por último, animar a cualquiera a que emprenda un viaje solo. Animar a las mujeres a que lo hagan, tengan la edad que tengan. Quizá cueste la primera vez, pero seguro que repiten. Cuando viajas pueden ocurrirte 1000 cosas, pero hacerlo en compañía no te protege de cualquier contratiempo. Valora si el hecho de ir sin compañía compensa la cantidad de experiencias que te vas a perder.

La ventaja de tener un blog que no lee nadie es que puedes decir lo que quieras

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s