De los nervios

Las mujeres jirafa

Deja un comentario

Las mujeres de la tribu Kayan, originarias de Myanmar y ahora muchas de ellas refugiadas en Tailandia, lucen en sus cuellos collares durante toda su vida. Poseen un cuello que parece muy largo, por lo que son conocidas como mujeres jirafa.

Contrariamente a lo que la gente cree, el cuello de estas mujeres no es más largo que el de cualquier otra mujer. En realidad es la clavícula, en la caja torácica, la que se desplaza hacia abajo con el paso del tiempo, y produce el efecto óptico de un cuello anormalmente largo.

Collar de más de 4 kg de peso

Collar de más de 4 kg de peso

Cuando son pequeñas les colocan el primer collar, que realmente es una única pieza que se enrolla a lo largo del cuello, desde la clavícula a la base de la nuca. Cada pocos años la cambian por otro más largo, y ya en la edad adulta lucen collares con 25 anillas. El collar, debido al rozamiento les producen heridas y hematomas en las clavículas, lesiones que sobrellevan estoicamente.

Se desconoce el motivo por el que las mujeres comenzaron a llevar estos collares, aunque una de las versiones es, que debido a la gran cantidad de tigres que existían en el norte de Myanmar, y debido a que éstos atacan a sus victimas principalmente en el cuello, decidieron proteger de esta manera a las mujeres. Por supuesto, esta versión debió darla algún hombre, porque son sólo ellas las que llevan los collares ¿acaso los tigres no atacan a los hombres?, y porque ellos reconocen que las mujeres están mucho más atractivas luciendo los collares. También llevan collares en piernas y brazos, por lo que la teoría del tigre es, cuando menos, ridícula.

Collar de una mujer Kayan en su edad adulta

Collar de una mujer Kayan en su edad adulta

Las relaciones entre los hombres y mujeres Kayan son, cuando menos, sorprendentes. El contacto físico entre ellos no es habitual (ni siquiera duermen juntos, ya que ella tiene que reposar la cabeza mientras duerme en un soporte de madera de unos 20 cm de altura, y los hombres lo hacen en una cama más o menos normal porque están más cómodos). La ausencia de contacto físico es habitual en muchas culturas asiáticas.

Al tener una situación complicada, viven aislados en Myanmar, o con un régimen de refugiados en el norte de Tailandia. No pueden salir de la especie de gueto en el que habitan, por lo que el acceso al trabajo y los estudios se hacen complicados para ellos. Normalmente, ellas se dedican al turismo y ellos cultivan una mínima porción de tierra.

Visitar estas poblaciones deja un profundo mal sabor de boca. Se convierten en una especie de escaparate para los turistas (su único medio de vida), y me planteo si las mujeres Kayan siguen colocando los collares a sus hijas porque realmente les gusta o porque ven una forma de ganarse la vida en el futuro.

Niña en la escuela de un poblado Kayan

Niña en la escuela de un poblado Kayan

Ellas realmente se sienten atractivas con los collares. Y mientras sean ellas voluntariamente las que deciden colocárselos, me parece bien. Aunque, tengo mis dudas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s