De los nervios

Cataratas del Niágara: las Disney-cataratas

Deja un comentario

He llamado así a las cataratas de Niágara por llamarlas de alguna manera. Viajé a Niágara con la intuición de esos lugares que no te van a gustar nada, como realmente ocurrió. Era una sensación que me amenazaba desde que comencé mi viaje por Canadá.

Cataratas del Niágara en su lado USA

Cataratas del Niágara en su lado USA

A unos 120 km de Toronto, las cataratas son compartidas por USA y Canadá, aunque se tienen mejores vistas de ellas desde el lado canadiense. Conocido como un destino de “luna de miel” ya imaginaba que el destino iba a ser todo lo contrario de los lugares que a mí me gustan, como así fue. Las cataratas son impresionantes en sí, las dos, pero es imposible abstraerte de todo lo que las rodea: tiendas, megaedificios que albergan hoteles, parkings, restaurantes, casinos, neones y más neones. Un claro ejemplo de cómo cargarse un entorno natural.

Las Disney-cataratas

Las Disney-cataratas

Los que permitieron estas construcciones tan cerca de las cataratas deberían estar colgados

Los que permitieron estas construcciones tan cerca de las cataratas deberían estar colgados

Después de haber estado en las cataratas de Iguazú y las Victoria, me temía que unas cataratas montadas en plan Disney no iban a ser de mi agrado. Sé que los lugares no deben compararse, pero las de Iguazú son impresionantes (sobre todo por su lado brasileño), y las Victoria entre Zimbabwe y Zambia un espectáculo impresionante. En ambas se han cuidado mucho de construir nada muy cerca de las cataratas, aunque yo estuve en el hotel Sheraton Iguazú desde el que por mi ventana podía disfrutar de los saltos de agua. En cualquier caso, no hay en Iguazú construcciones que afeen el entorno de manera tan brutal como han hecho en Niágara. De las 3 mis preferidas son las Victoria. Desconozco el tamaño o el caudal de agua de las Victoria, pero un paseo en barco por el Zambeze hasta las cataratas es de esos momentos que no olvidas en la vida: hipopótamos bañándose, elefantes que acuden al atardecer a beber al río, un atardecer espectacular sobre sus aguas, una vista de las cataratas con su ruido atronador (conocidas como Mosi o Tuna- agua que truena), un lugar tan increíblemente bello que es difícil de explicar con palabras.

Edificios a escasos metros de las cataratas

Edificios a escasos metros de las cataratas

Una de las calles al lado de las cataratas

Una de las calles al lado de las cataratas

Aparte de las aberraciones urbanísticas de Niágara, miles y miles de personas se agolpan a lo largo del paseo, miles y miles de turistas haciendo largas colas para subir a un barco que te acerca hasta la caída misma del agua. El flujo de barcos es constante, cuando un barco regresa se puede ver otro que ya está saliendo, y esto multiplicado por dos: el negocio es explotado tanto por americanos como por canadienses, que han construido un megaparque de atracciones donde parece que lo menos importante sean las cataratas. Negocio, negocio, negocio.

Las cataratas del Niágara en su lado canadiense

Las cataratas del Niágara en su lado canadiense

Por la noche aún es peor, ya que unas proyectores de luz visten las cataratas de colores. Quizá sea de las cosas más horteras que he visto en mi vida. Mientras, en las 3 o 4 calles, los miles y miles de turistas se agolpan en sus restaurantes, tiendas y atracciones, que cierran a altas horas de la madrugada. Un despropósito, una horterada mayúscula, un claro ejemplo de pésimo gusto.

Cataratas Niágara de noche. Un ejemplo de pésimo gusto

Cataratas Niágara de noche. Un ejemplo de pésimo gusto

Si piensas viajar a las cataratas del Niágara ya puedes imaginar lo que vas a encontrar. A unos 10 km se encuentra un pueblo encantador : Niágara on the lake, muy agradable para pasear, para disfrutar de las vistas y desde el que acercarte a visitar las cataratas y luego salir corriendo de allí. Incluso muy cerca de las cataratas, fuera del gran centro cercano a estas cataratas, hay hoteles y moteles en sitios encantadores sin tener que sufrir la marabunta humana y el mal gusto que reinan en las cataratas.

Lugares encantadores cerca de la horterada de las cataratas de Niágara

Lugares encantadores cerca de la horterada de las cataratas de Niágara

A 12 km del centro mundial del mal gusto

A 12 km del centro mundial del mal gusto

Edificio en Niagara on the lake, a pocos km de las Disney-cataratas

Edificio en Niagara on the lake, a pocos km de las Disney-cataratas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s