De los nervios

Passupatinath ¿Nepal o India?

Deja un comentario

Aunque el templo de Passupatinath se encuentra realmente en Katmandú, cuando lo visitas no tienes la sensación de estar en Nepal, sino en India. Es lo más parecido que he visto a Benarés, aunque también mucho más pequeño. No es el Ganges, sino el Bagmati; no es India, sino Nepal; no es Benarés, sino Passupatinath.

La mejor forma de llegar es contratar los servicios de un taxista. Olvídate de autobuses. Puedes ajustar el precio con varias visitas en los alrededores de Katmandú. Aunque veas que las distancias son cortas, a veces sólo 10 km llevan más de una hora. Salir de la ciudad es una auténtica pesadilla.

Al entrar me aborda un chico que me cuenta que está estudiando inglés y que quiere acompañarme en mi paseo y practicar hablando conmigo. Como mis zapatos ya han recorrido muchos kilómetros viajando, le digo que me acompañe si quiere, pero que no deseo un guía. Que cuando el “paseo” termine no habrá dinero para él. Ya me conozco de qué van muchos que quieren “practicar” el inglés. A los 10 minutos, ya me ha contado que tiene 8 hermanos, que es el mayor y que necesitan dinero. Como ve que no le voy a dar dinero se “cansa” de practicar inglés y se va. Por lo que he visto en muchos lugares del mundo, ya desconfío de estos guías espontáneos, y prefiero dejar el dinero en alguna escuela para que compren materiales para los niños.

Escuela en Passupatinath

Escuela en Passupatinath

Según afirman los habitantes de Passupatinath, cuentan con cientos de templos, aunque yo sólo he visto unos pocos. El principal se encuentra a orillas del río Bagmati, donde en su gaht principal se incineran los cadáveres. El Bagmati es lo que el Ganges para los habitantes de Benarés, y a él arrojan las cenizas de los cadáveres una vez incinerados. De esta manera coseguirán el Nirvana.

Cremonia de incineración en el gaht principal de Passupatinath

Cremonia de incineración en el gaht principal de Passupatinath

Es curioso que incluso para morirse existen categorías. Las familias que no disponen de suficientes medios para utilizar el gaht principal, incineran los cadáveres en un crematorio secundario, mucho más económico. Los familiares (hombres) permanecen sentados hasta que el cuerpo se ha consumido completamente.

Cremación en Passupatinath

Cremación en Passupatinath

En la otra orilla del río, puedes ver sentados a muchos nepalíes observando las incineraciones.

Observando las incineraciones

Observando las incineraciones

Es una estampa común para ellos. Lo curioso, es que a este lado del río puedes encontrar numerosos sadhus, que en principio se dedican a la vida contemplativa y viven (en teoría) de la comida que les regala la gente. Pero la realidad es que cobran a todo el que les hace una foto. Los de la fotografía inferior aparecen en cientos y cientos de fotografías de Passupatinath. Curioso.

Sadhus en Passupatinath

Sadhus en Passupatinath

Por mucho que leas en internet sobre este templo, y aseguren que los turistas pueden acceder a él, está prohibida la entrada si no eres hindú. Por eso, curiosamente, los sadhus se encuentran en la orilla de en frente, donde acuden los turistas. El templo está dedicado a Shiva, y es considerado uno de los templos más sagrados para los hindúes de Nepal. Siempre asociamos Nepal con el budismo, pero es realmente el hinduismo la religión con más fieles en el país del Himalaya.

Particularmente, no me supuso un impacto emocional tan grande visitar Passupatinath como lo hizo Benarés. A unos metros a la derecha del gaht los nepalíes acuden a bañarse en las aguas sagradas del Bagmati. El rio nace en Bāghdwār, a tan sólo 11 km de Passupatinath, y para cuando ha atravesado esta población, está completamente contaminado. La gran cantidad de basura que lleva el río incluso antes del templo hace inconcebible el baño en estas agua. Pero es lo que tienen.

Nepalíes bañándose en el Bagmati antes de cruzar Passupatinath

Nepalíes bañándose en el Bagmati antes de cruzar Passupatinath

Una vez cruzado el templo, el río multiplica por 3 su contaminación, pero no es obstáculo para que los nepalíes bajen a sus orillas a lavar los utensilios para comer.

Lavando utensilios de cocina en el Bagmati

Lavando utensilios de cocina en el Bagmati

Seguramente el estómago de estos nepalíes han creado defensas lo suficientemente fuertes para combatir los millones de bacterias del agua del río que utilizan a diario para bañarse, beber o lavar sus ropas o utensilios de cocina.

Panorámica del Bagmati, con el templo de Passupatinath al fondo

Panorámica del Bagmati, con el templo de Passupatinath al fondo

Como en muchos templos hindúes, hay una gran cantidad de monos en los alrededores de los templos. Estos animales son sagrados, porque son la reencarnación de Hanuman. Los monos que se encuentran en lugares donde acude mucha gente saben perfectamente cómo alimentarse, bien recogiendo basura del río o bien robando a cualquier peatón algo que ellos consideren que es comestible: una bolsa que lleves en la mano, la funda de una cámara etc.

Monos en Passupatinath

Monos en Passupatinath

Estos monos contagian una gran cantidad de enfermedades, así que hay que tener cuidado de no ser mordido o arañado por uno de ellos. Yo fui atacada por unos monos en la isla de Langkawi (Malasia), y desde entonces tengo bastante respeto a estos animales, ya que son portadores de rabia, herpes, etc. Antes me parecían unos animales muy graciosos y divertidos, pero en libertad no me hacen ninguna gracia.

Más allá de lo peculiar y hermoso que puede parecer Passupatinath, se esconde una sórdida historia de los que viven cerca y del río como único recurso. Los niños que se bañan un poco más abajo de los crematorios no están disfrutando bañándose en el río, sino buscando las monedas que los fieles ponen en sus ofrendas y caen al fondo, buscando el oro de los dientes que no han sido destruidos durante la cremación y flotan en sus aguas, cogiéndolos con grandes imanes o buceando, buscando los trozos de madera utilizados para las incineraciones que no han quedado completamente carbonizados para revenderlos, recogiendo del agua las ropas de los difuntos que sus familiares echan al río como ofrenda a los dioses y que los niños revenden por unas pocas rupias para poder comer..una visión siniestra y trágica de muchos niños en esta zona de Nepal y que puedes ver en este documental (VOS con subtítulos en inglés).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s