De los nervios

Orchha (India): dormir en la habitación del maharajá

Deja un comentario

Reconozco que he viajado a muchos lugares atraída por ellos tras la lectura de algún libro. Sabía que algún día visitaría India, pero un año tras otro las circunstancias hacían que fuera retrasando el viaje. Finalmente, en 2012 viajé a la India. Había leído “Pasión india” de Javier Moro, sobre la “auténtica” vida de Anita Delgado, una española que se casó con el maharajá de Kapurtala, “El sari rojo” del mismo autor, o “Memorias de la maharaní de Jaipur Gayatri Devi”, biografía escrita por ella misma. Historias de princesas, palacios, amor, odio, traiciones.

Atardecer en Orchha

Atardecer en Orchha

No sentí unas ganas irrefrenables de viajar a la india como cuando leí “El olor de la India, viaje de una fascinación” de Pier Paolo Passolini y “Una idea de India” de Alberto Moravia. Un viaje que realizaron a la India ambos autores juntos a principios de los años 60. Me es difícil imaginar el mismo país 51 años antes de que yo lo visitara. O quizá no, quizá no haya cambiado tanto. Mientras leía en el libro de Passolini frases como: “Es verdad que los indios nunca están alegres. Sonríen a menudo, es verdad, pero se trata de sonrisas de dulzura, no de alegría”, o:”Comen callados, como perros, pero sin reñir, con la sensatez y la dulzura de los indios”, frases que me producían desasosiego y malestar.

Vacas deambulando entre los templos

Vacas deambulando entre los templos

Es sólo al final del libro cuando Passolini se reconcilia con la India, la acepta, y reconoce su enamoramiento y fascinación por ella. Por su parte, Moravia escribe sobre las diferentes religiones, la pobreza persistente a través de los siglos, los templos eróticos de Khajuraho, su encuentro con Nehru y, sobre todo, la particular visión de la muerte por parte de la sociedad india.

Mujeres comiendo en las calles de Orchaa

Mujeres comiendo en las calles de Orchaa

Puede que Passolini y Moravia hicieran el viaje juntos, pero sin dudarlo, hicieron dos viajes completamente diferentes. Y así es como veo yo la India, o cómo creo que la vemos los que viajamos allí. Aunque realicemos el mismo trayecto, cada uno hacemos un viaje diferente.

Igual que no pude superar unos días en Benarés, Orchha me pareció una ciudad maravillosa, de lo mejor de mi viaje. Comparando las dos ciudades vi prácticamente las mismas escenas, pero aún no sé por qué en Benarés me resultaron muy difíciles de digerir, mientras que en Orchha me parecieron cotidianas y naturales. Escenas que apenas me afectaban en Orchha me hundían emocionalmente en Benarés.

Sadhu

Sadhu

Seguramente la lectura de tantas historias de maharaníes, palacios, etc hicieron que me alojara en el Sheesh Mahal (Palacio de los Espejos), que fue la residencia de los maharajás de Orchha. En el palacio, que ahora es hotel, las dependencias del maharajá Udait Singh y la maharaní en el piso superior. Finalizado el período de independencia de Gran Bretaña, se contabilizaron más de 600 maharajás en todo el país, quienes perdieron completamente su poder político pero conservaron sus posesiones. En el caso del Sheesh Mahal, la propiedad pasó al estado.

Patio privado en las dependencias del maharajá

Patio privado en las dependencias del maharajá

Construido en el siglo XVIII, es posible adivinar su época de esplendor, aunque hoy, como muchos de los edificios y templos de Orchha se encuentran bastante deteriorados. Como anexo del fuerte de Orchha, las vistas desde cualquiera de sus ventanas son espectaculares. Son muchos los turistas que suben a las terrazas del hotel para ver, aunque sea por fuera, estas dependencias.

Entrada a la habitación del maharajá Udait Singh

Entrada a la habitación del maharajá Udait Singh

Es casi mejor muchas veces cuando imaginas las cosas que cuando las tienes delante de tus ojos. Supongo que esas habitaciones fueron testigo de muchas historias interesantes, y más que el lujo o las comodidades que pudiera tener la habitación, era esa sensación la que me interesaba.

Zona de descanso

Zona de descanso

Son muchos los turistas los que ocupan estas habitaciones para pasar un fin de semana romántico. Los que como yo, sienten curiosidad por alojarse en estas habitaciones.

Dormitorio del maharajá

Dormitorio del maharajá

Habitación del maharajá de Orchha

Habitación del maharajá de Orchha

La ciudad fue construída por Raja Rudra Pratap, pero no pudo realizar todos sus proyectos porque murió al intentar salvar a una vaca que estaba siendo atacada por un tigre. Entiendo que las vacas son sagradas para los hindúes, pero no entiendo que Rudra pensara siquiera remotamente que podía ganar esa batalla. Sus sucesores continuaron su obra: templos y fuertes alrededor del río Betwa.

Orchaa significa “lugar escondido”. No son demasiados los turistas que visitan la ciudad. Es pequeña, tranquila y maravillosa para pasear por sus calles, para sentarse en cualquier lugar y observar el ajetreo de la vida cotidiana.

Mujer vendiendo flores en el mercado de Orchha

Mujer vendiendo flores en el mercado de Orchha

Los habitantes de Orchha son amables y encantadores. Me llamó la atención que muchos, al verme sentada en cualquier lugar con la cámara de fotos me pedían que les hiciera una fotografía. Una vez hecha corrían a mi lado a ver cómo habían salido. Mientras ampliaba la foto y la iba pasando para que pudieran verse cada uno en la imagen, se reían tapándose la boca y hablaban emocionados entre ellos. No me hubiera llamado la atención si esto me hubiera ocurrido sólo una vez, pero fueron bastantes personas las que me pidieron que les hiciera una foto durante mi estancia en Orchha. No se podían llevar una copia de la imagen, pero les divertía verse por unos segundos retratados por la cámara.

Mujeres en Orchha

Mujeres en Orchha

Cuando observas a los indios acudir a diario a los ríos para bañarse, piensas si son los indios los más limpios o los más sucios. Los ríos suelen estar llenos de basura, pero ellos no tienen problema en bañarse en aguas contaminadas o incluso beber ese agua. Es paradójico ver que se lavan concienzudamente (a veces hasta 3 veces al día), pero que luego pasean impasibles ante montones de basura arrinconados en las calles.

Gahts en el río Betwa

Gahts en el río Betwa

Por la mañana, salen con un cubo con agua para lavarse después de hacer sus necesidades fuera de casa. No entienden que los occidentales usemos papel higiénico, que según ellos no limpia como lo hace el agua. Se pueden lavar los dientes con una rama pequeña que se deshilacha con la fricción (los indios tienen en su mayoría una dentadura blanca y sana). Una vez se han lavado en el río comienzan con sus oraciones. Puedes ver en las orillas de los ríos gente lavándose junto a gente que está rezando.

Rezando tras un baño purificador

Rezando tras un baño purificador

Este ritual lo siguen escrupulosamente a diario. La basura es para ellos algo impuro, algo que contamina no en sentido físico, sino espiritual. Retirar la basura es tarea de las castas inferiores, por lo que ni se plantean recogerla. Es algo que está ahí, pero que no les molesta. Por muy abarrotadas que estén las calles, o un autobús, no apreciarás que los indios huelen mal, porque dentro de lo que nosotros consideramos sucios, son los más limpios del planeta.

Los sucios más limpios

Los sucios más limpios

Palacios, templos, fortalezas. A pesar de su estado deteriorado, Orchha me parece una ciudad maravillosa. Incluso creo que si todos los edificios estuvieran restaurados e impolutos, no me gustarían tanto como en su estado actual. El incoloro, insípido e inodoro Taj Mahal no posee el encanto que tiene para mí los edificios de la ciudad de Orchaa, edificios que no son algo intocable como el palacio de Agra, más parecido a una pieza de museo. Los habitantes de Orchaa viven y disfrutan de todos los edificios de su ciudad.

Templos de Orchaa

Templos de Orchaa

Fortaleza

Fortaleza

Templo de Orchaa

Templo de Orchaa

Recomiendo a cualquiera que visite la India, que se acerque a Orchaa. A medio camino entre Gwalior y Khajuraho, Orchaa se merece una visita.

El Betwa a su paso por la ciudad

El Betwa a su paso por la ciudad

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s