De los nervios

Bangkok, encantadora

Deja un comentario

Reconozco que soy una enamorada y adicta de Asia. Quizá más de lo primero que de lo segundo. Siempre había sido reticente a viajar a Tailandia ¿por qué? Seguramente porque es uno de los destinos asiáticos más visitados por el turismo, y como no suele gustar lo que le gusta a todo el mundo, creía que no me iba a gustar. En mi primer viaje a Tailandia visité sólo Bangkok, quería cerciorarme de que tenía razón y no me iba a gustar el país. Lejos de ese pensamiento, he vuelto dos veces más, y es uno de mis destinos asiáticos favoritos.

Bangkok, una joya que hay que visitar

Bangkok, una joya que hay que visitar

¿Qué tiene de especial Tailandia?. Pues lo tiene todo: paisajes, templos, cultura, fauna, ríos, canales, una cocina excelente, hoteles para todos los bolsillos, precios económicos, ciudades encantadoras. ¿Qué más quieres?. Pero sobre todo su gente. Tailandia es conocida como el país de la sonrisa, y es cierto. Sus habitantes son risueños y muy amables con el turista (en general, siempre hay excepciones con forma de timadores a turistas). Las mujeres son menudas y guapas, muy guapas. Los hombres……..bastante feos, todo hay que decirlo. No hay hombres guapos como en Uruguay, pero he dicho que Tailandia es un país precioso, no que sea un país perfecto.

 

Vista del río (Chao Praya) desde la habitación del hotel

Vista del río (Chao Praya) desde la habitación del hotel

 

Decidí darme un lujo en Bangkok y me alojé en el hotel Lebua, muy cerca del río. Buscaba un hotel cerca del río porque moverse en barco por la ciudad es muy sencillo y muy económico. Bajaba por la mañana hasta el embarcadero, a sólo 5 minutos del hotel y podía visitar todos los templos que hay a lo largo del río. Utilizaba los ferrys que utilizan los locales, con paradas en todos los puntos de interés tanto en una orilla como en la otra.

 

Amanece en el Chao Praya

Amanece en el Chao Praya

En mi primer día en Bangkok conocí a una americana de unos 35 años en uno de estos ferrys. Me gusta viajar sola, pero hablo con cualquiera y no me gusta ser borde (bueno, a veces lo soy). Me comentó durante el trayecto que era su primer viaje sola y que estaba asustada, que había planeado el viaje sólo una semana antes debido a un gran trauma que había sufrido en Nueva York. No sé si fue porque en el fondo debo ser un poco amable o porque me picaba la curiosidad por saber qué le había ocurrido, que cuando me propuso que pasáramos el día juntas no pude negarme. Por supuesto que en ningún momento le pregunté por el motivo de su viaje, sólo esperaba que tomando unas cervezas se le soltara la lengua y saciara mi curiosidad.

Chao Praya

Chao Praya

 

Puedes realizar un trayecto en barco por el río, en un barco de madera con servicio de catering por 300 € o viajar con los locales por solamente unos céntimos. Cuando nos bajamos en la parada del Palacio Real me preguntó si quería tomar una cerveza antes de entrar al palacio. ¡Bien!. ¡Tenía ganas de hablar!. Me preguntó si veía la serie “Sexo en Nueva York” y le dije que no, que jamás había visto ni siquiera un capítulo de esa serie. Me dijo que su vida era como la de esa serie. No sabía si se refería a que tenía una vida de excesos sexuales o a qué. En esos momentos lamenté no haber visto ni un maldito capítulo. Y entonces me contó su trauma:

El día de Navidad por la mañana salía de casa con su marido y su hijo de 7 años cuando nada más abrir la puerta del portal notó que su marido se puso muy nervioso. Sólo le decía “¡Venga, corre, corre!”. Ella no entendía nada. Cruzaron la calle casi corriendo, tanto que su hijo, al que llevaba de la mano apenas podía seguir su paso. Al llegar a la otra acera, su marido le dijo “¡Luego nos vemos! y empezó a correr en dirección opuesta a la que iban. Por el otro lado de la acera llegaba una mujer corriendo, de unos 25-27 años. La joven, se paró delante de ella y le dijo:”¡Hola, perdona que te moleste. Me llamo Liz, y soy la amante de tu marido desde hace 3 años. Estoy embarazada de 4 meses y hago esto porque tu marido me ha prometido ya demasiadas veces que te iba a dejar, pero ese momento no llega y yo ya no aguanto más!”. La americana (de la que obviaré su nombre), se quedó estupefacta. No supo qué decir.

Lo peor fue mi reacción. Me entró la risa. No una sonrisa o una simple carcajada. Es que no podía dejar de reírme, hasta que comencé a llorar de la risa. Mientras me reía, veía que la americana abría mucho los ojos y me miraba incrédula. Y entonces imaginaba que esa era la cara que puso cuando se presentó la tal Liz y más me reía. Hubo un momento en que pensé que la americana me iba a soltar una bofetada, y me hubiera estado bien empleado, pero es que contaba el suceso de tal manera, y movía las manos y el cuerpo como reviviéndolo, que me pareció muy gracioso. Le dije que no me reía de la situación, que no tenía ninguna gracia, y mucho menos de ella. Le dije que me reía porque gracias a Liz se había quitado un peso muy pesado de encima: su marido. Ella no le encontraba la gracia por ningún lado, pero disfrutamos mucho ese día juntas y los dos días siguientes.

Palacio Real

Palacio Real

 

 

Palacio Real de Bangkok

Palacio Real de Bangkok

 

 

 

Palacio Real es el orgullo de la ciudad de Bangkok. Cerca del palacio hay siempre guías que se ofrecen gratuitamente (mentira) y conductores de tuk-tuk que te ofrecen dar una vuelta por la ciudad hasta que abra el palacio por la tarde (mentira también, el palacio abre todo el día). El Palacio contiene el Gran Buda Esmeralda  (Wat Phra Kaew)., del siglo XIV. Existe un Buda idéntico en Vientiane (Laos). El palacio fue construido en 1782 y ha sido residencia de la monarquía Thai durante más de 150 años.

Patio del Palacio Real

Patio del Palacio Real

 

Dentro de las murallas del palacio también puedes ver la figura de Garuda, mitad hombre, mitad pájaro y que se ha convertido en el símbolo nacional de Tailandia; Naga la serpiente, los Yakshas o demonio gigantescos que protegen los lugares sagrados de demonios y espíritus; la figura de Kinnari, mitad mujer y mitad cisne, símbolo de la belleza femenina, etc.

Palacio Real

Palacio Real

 

Wat Pho Templo del Buda Reclinado o Yacente

Wat Pho Templo del Buda Reclinado o Yacente

 

Al tratarse de un complejo considerado sagrado por los tailandeses, se exige un código de conducta muy estricto, y hay que vestir de manera recatada para poder visitarlo.

Templo del Buda Yacente

Templo del Buda Yacente

 

Para los tailandeses hay dos pilares fundamentales: el budismo y la monarquía. Por la monarquía sienten una adoración casi enfermiza, y colocan imágenes de la familia real en sus casa, sus negocios, en las calles, etc. Es algo que no se toman a broma. En 2010, un jubilado tailandés no tuvo una mejor ocurrencia que enviar 4 mensajes de texto al secretario real de contenido antimonárquico. La consecuencia ha sido una pena de 20 años de cárcel (5 años por mensaje). De nada han servido las peticiones internacionales de indulto como tampoco la avanzada edad del remitente de los mensajes. Por tanto, si viajas a Tailandia, mucho cuidado con hacer ningún comentario sobre la familia real, ni siquiera en broma.

Mercado flotante ( Khlongs)  si deseas visitar un tradicional mercado flotante, puedes visitar el Damnoen Saduak , que se encuentra como a una hora de la capital tailandesa. Pero también cuentas con una opción, a menor escala, en la ciudad de Bangkok:   el Mercado Flotante de Amphawa  o el de Taling Chan. Puedes  comprar artesanía local, comida o bebida a cualquiera de las mujeres que pasean con sus barcas por los canales de Bangkok.

mi-viaje-a-Bangkok-9

Mujer vendiendo sus productos en el mercado flotante

 

Puedes contratar una excursión que realiza un tour por los diferentes canales de una hora de duración aproximadamente o bien utilizar el transporte local (15 baths por persona y trayecto aunque también puedes sacar un bono para 24 h) para moverte por los canales a precio de tailandés. Cuenta con varias paradas en diferentes canales donde puedes bajarte y visitar una de las zonas menos transitadas por los turistas.

 

mi-viaje-a-Bangkok-11

“Parada” de los barcos locales en los canales de Bangkok

 

La visita a los canales te da una idea de la vida real de los habitantes de la ciudad. Casas construidas sobre palafitos directamente en los canales. En el canal pescan, se bañan, lavan la ropa, se asean, lavan la vajilla y allí también desembocan todos los residuos orgánicos de las viviendas.

mi-viaje-a-Bangkok-10

Cualquier cosa que compres en este mercado flotante será más cara para el turista que para los locales, y también será más cara que en cualquier tienda de la ciudad. Pero es el medio de vida de las mujeres, y muchas veces, si haces mentalmente el cambio y lo que te supone de más te darás cuenta que la diferencia no es tan grande y no merece la pena regatear.

Wat Arun o Templo del Amanecer es otro de los templos budistas de la ciudad, situado en el distrito de Yai. Está construido en estilo jemer por el dominio que tuvieron los camboyanos en diversas zonas de Tailandia en el siglo XII.

El templo de Wat Arun desde el Chao Praya

El templo de Wat Arun desde el Chao Praya

 

El edificio principal es una gran torre de 86 metros de altura con diferentes escalones que llevan hasta las dos terrazas superiores. La torre está flanqueada por 4 torres más pequeñas, completamente decoradas con conchas marinas y trozos de porcelana procedentes de los restos que dejaban los barcos que traían porcelana de China.

Torre central de Wat Arun

Torre central de Wat Arun

En la torre central hay figuras del dios Indra sentado en Erawan, el tradicional elefante de 3 cabezas. En las torres pequeñas figuras del dios Moon en un caballo blanco, y el tridente de Shiva en lo más alto de cada una de ellas. Abre diariamente de 6 de la mañana a 6 de la tarde  aun precio muy económico, aunque quizá la mejor hora para visitarlo sea el atardecer.

Wat Traimit

Wat Traimit

 

Wat Traimit o el Templo del Buda de Oro situado en la misma orilla que Wat Arun. Es un templo pequeño y precioso, pero lo que más me gustó de él no fue su Buda de oro macizo de más de 5 toneladas, sino la historia que lo acompaña: en 1955 decidieron trasladar el Buda y colocarlo en la parte superior del templo. Al tratarse de un Buda de estuco, prepararon las grúas y con sumo cuidado comenzaron a elevarlo hasta su emplazamiento definitivo, cuando el estuco se partió y dejó ver lo que escondía: una colosal figura de Buda de más de 5.500 kg de peso de oro macizo que había sido recubierto de estuco para evitar que ladrones y saqueadores lo robaran.

El gran Buda de Oro

El gran Buda de Oro

 

Chinatown muy cerca de Wat Traimit. Hay gente que lo encuentra encantador, y otros caótico. Yo pertenezco al segundo grupo. Es casi imposible caminar por sus calles, con puestos de comida, bazares, tiendas y puestos en casi cualquier lugar. Para mí no es diferente de todos los Chinatown que hay casi en todas las ciudades asiáticas.

Chinatown

Chinatown

 

No te preocupes de dónde comer en Bangkok. Hay restaurantes de todos los tipos: restaurantes lujosos, asequibles, cadenas americanas de comida rápida y puestos callejeros. Yo soy de estómago sensible, y de ojo más sensible aún. Como me despertaba pronto por las mañanas, desde la terraza de mi habitación veía a los tailandeses colocar los puestos de la comida. Utilizaba el zoom de mi cámara para observar con detalle lo que hacían, y lo que vi me impidió comer nada luego en ningún puesto callejero.

 

Puestos callejeros de comida en Bangkok

Puestos callejeros de comida en Bangkok

 

También hay mercados nocturnos donde comprar falsificaciones. No me interesan mucho este tipo de mercados, pero lo visitamos una noche, y junto a artículos de imitación de grandes marcas y escasa calidad, había locales de “señoritas” donde las chicas eran demasiado jóvenes. Me pareció una estampa tan desagradable ver a esas guapísimas chicas con vejestorios ingleses o alemanes rollizos, mayores, blancos-sonrosados y sudorosos, con pantalones cortos y sus chanclas con calcetines baboseando con esas chicas, que salí corriendo de allí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s