De los nervios

Jerusalén, viaje al pasado

Deja un comentario

Cuando viajas a Israel te das cuenta, incluso antes de llegar, el miedo patológico que existe a sufrir un atentado. Un miedo exagerado y contagioso. Antes incluso de aterrizar en el aeropuerto de Tel Aviv, la tripulación informa por los altavoces del avión que nadie podrá levantarse para ir al baño cuando se entre en el espacio aéreo israelí. Una vez en el aeropuerto, los controles y trámites de entrada se vuelven tediosos con tanta pregunta e inspección. Caminar por las calles de Jerusalén es observar miles y miles de soldados armados apostados en cualquier esquina, incluso un tanque aparcado junto a la explanada de las mezquitas. Entrar en un centro comercial supone pasar casi los mismos controles que en el aeropuerto: arcos de seguridad, inspección de bolsos, etc. Incluso arcos de seguridad en los hoteles y seguridad privada en la puerta. Caminando por la calle, fotografiaba la fachada del hotel cuando un hombre cruzó la calzada corriendo y me preguntó qué foto había hecho. El edificio en frente de mi hotel era la embajada americana. Me insistió/obligó a enseñarle la foto para después decirme que la tenía que borrar. Lejos de sentirme segura en la ciudad ante tanta vigilancia, me producía desasosiego pensar que en cualquier punto de la ciudad se podía producir una batalla campal en unos segundos, con el agravante de que no confiaba demasiado en los jóvenes soldados de 18 años armados hasta los dientes.

mi-viaje-a-Jerusalen-16

Menorah, candelabro judío que representa los arbustos en llamas que vio Moisés en el Monte Sinaí

Iglesia del Santo Sepulcro o Gólgota. Dentro de la iglesia, una zona rocosa original indica el lugar exacto de la crucifixión. Hoy está custodiada por la Iglesia Griega Ortodoxa. Unos sacerdotes griegos controlan la afluencia de fieles y turistas, que deben guardar largas colas a través de la iglesia y las escaleras hasta llegar a este punto. La iglesia se encuentra al final de la Vía Dolorosa, donde se abre una explanada en la que se encuentra la iglesia.

mi-viaje-a-Jerusalen-5

Lugar de la crucifixión

El sepulcro fue custodiado en época de las cruzadas por la Orden de Caballería del Santo Sepulcro de Jerusalén, creada a principios del siglo XI por Godofredo de Bouillón.

mi-viaje-a-Jerusalen-6

Santo sepulcro

mi-viaje-a-Jerusalen-4

Santo sepulcro desde el piso superior

Muro de las lamentaciones Se trata del muro occidental del templo construido por Herodes. Es el lugar más sagrado para los judíos de todo el mundo. No se trata de un lugar turístico, sino uno de los sitios más sagrados, y donde no se consiente la más mínima falta de respeto hacia su religión. Este año, un judío fue abatido a tiros cuando gritó “¡Alá es grande!”. Broma o no, la frase le costó la vida.

mi-viaje-a-Jerusalen-12

Zona para las mujeres en el Muro de las Lamentaciones

Los judíos acuden al muro para realizar sus oraciones y colocar el tradicional papel con sus deseos: desde pedir por un familiar enfermo a que les toque la lotería. Los judíos no son muy diferentes a los practicantes de otras religiones. Las mujeres, disponen de un recinto cerrado a la derecha, mucho más pequeño que el de los hombres. Una valla separa a unos y otros, pero es común verlos subidos en sillas a un lado y otro de la valla hablando entre ellos. Muchas de las mujeres, cuando terminan de rezar abandonan la zona de oración caminando hacia atrás en señal de respeto, para no dar la espalda al sagrado muro. Periódicamente se retiran todos los papeles con las oraciones para que los fieles puedan seguir poniendo sus papeles en el muro, y los que retiran son enterrados en el Monte de los Olivos.

mi-viaje-a-Jerusalen-10

Judíos rezando en el lado asignado a los hombres

Puedes ver en esta webcam en directo el Muro de las Lamentaciones y a los judíos orando ( en la zona de hombres). Con la llegada de las nuevas tecnologías hoy es también posible enviar peticiones y oraciones desde cualquier lugar del mundo vía twitter (tweet your prayers-tuitea tus oraciones).

mi-viaje-a-Jerusalen-11

Judíos rezando en el Muro y un niño con una kipá de Spiderman

Cuando rezan por la mañana, los hombres judíos visten el  talit, un especie de chal blanco con rayas negras y flecos. Las tefilin, unas largas tiras de cuero se enrollan a lo largo de los brazos. También se atan sobre la frente, donde colocan una pequeña caja que contiene 4 pasajes de las escrituras.  Cubren su cabeza con la kipá o con un sombrero. La moda también ha llegado al uso de la kipá, incluso las aficiones deportivas de cada uno.

mi-viaje-a-Jerusalen-19

Kipás de diferentes equipos de fútbol

Mientras rezan, mueven su cuerpo hacia delante y hacia atrás con un movimiento rítmico. Este movimiento no tiene ningún significado. Algunos judíos rezan en grupo, colocando la torá sobre una mesa en la explanada del Muro de las Lamentaciones.

mi-viaje-a-Jerusalen9

Rezando en la explanada

No hay que decir que el acceso a la explanada está muy vigilado, y hay que pasar varios controles para acceder a él, incluso con controles de rayos X y arcos de seguridad. Hombres y mujeres cuentan con entradas de acceso independientes para acceder a la zona.

mi-viaje-a-Jerusalen-17

Explanada del Muro de las Lamentaciones (Kotel)

Alrededor de la explanada, muchos hombres ataviados como rabinos ofrecen a los visitantes rezar por ellos. Por supuesto, a cambio de dinero, y curiosamente no aceptan monedas, sólo billetes…

También puedes ver grupos de gente bailando y cantando por la calle acompañando a un niño que celebra su  Mitzvá . La celebración comienza en la sinagoga, y después pasan a festejarlo por las calles. Consideran que los niños alcanzan su madurez a los 13 años, y a partir de entonces se considerará por parte de la comunidad judía que ya son responsables de sus actos (halajá). Las niñas, por su parte, no suelen celebrar su madurez en público, y no les está permitido que lean la torá a la vista de todos., aunque parece que últimamente esta tradición va cambiando poco a poco.

mi-viaje-a-Jerusalen-13

Celebración del Mitzvá junto al Muro de las Lamentaciones

Ciudad vieja de Jerusalén Es la parte de la ciudad que se encuentra entre las murallas y las 7 puertas que la rodean. Cuenta con diferentes barrios: el armenio, cristiano y judío. Hay comercios de todo tipo, iglesias cristianas, mezquitas, sinagogas, etc.

mi-viaje-a-Jerusalen-3

Una de las puertas de Jerusalén

La mejor manera de visitar el casco antiguo de la ciudad es por tu cuenta. Los tours a pie que te llevan por las calles peatonales del centro son demasiado densos y no te dejan disfrutar del paseo. Con un buen mapa que puedes conseguir en la oficina de turismo y una buena guía puedes realizar un tour a tu aire, relajado. Puedes conseguir un plano de la ciudad en la oficina de turismo de la plaza Safra, muy cerca del Monasterio de Notre Dame.

mi-viaje-a-Jerusalen-2

Calles de la Ciudad Vieja

Personalmente, me produjo bastante desasosiego pasear por una ciudad en la que casi en cada esquina se pueden ver jóvenes soldados con sus armas al hombro. Y más que desasosiego me produjo estupor ver a algunos soldados rezando sin separarse de su arma. Es más, en algunos de los imanes que venden a los turistas en las tiendas de souvenirs aparece un soldado rezando en el muro de las lamentaciones con su arma a la espalda. Paradójico.

mi-viaje-a-Jerusalen-8

Una de las paradas del Vía Crucis

Jerusalén es una ciudad sagrada para cristianos, musulmanes y judíos, por lo que visitando sus diferentes barrios se aprecia claramente en el ambiente una calma tensa que resulta inquietante. Según estudios realizados por psicólogos israelíes, cada año, varias decenas de turistas sufren el denominado Síndrome de Jerusalén, que consiste en vivir el fervor religioso de la ciudad de tal manera que llegan a sentirse personajes bíblicos,  sufrir ansiedad, e incluso vestirse con una túnica blanca, gritar pasajes bíblicos o afirmar que escuchan voces que les aconsejan salir a predicar. Supongo que quienes visitando Jerusalén padecen este síndrome, tendrán un antecedente de desequilibrio mental, y que la visita a la ciudad es sólo un detonante.

mi-viaje-a-Jerusalen-7

Comercios de todo tipo en la Ciudad Vieja

Desde el Monte de los Olivos se puede ver la cúpula dorada de la Gran Mezquita, la explanada del muro de las lamentaciones, y en primer término un inmenso cementerio judío.

mi-viaje-a-Jerusalen-21

Ciudad vieja de Jerusalén

Huerto de Getsemaní Olivos milenarios en este jardín rodeado por una valla. Junto a los olivos, una iglesia bizantina (Iglesia de las Naciones). La Iglesia  conserva una piedra donde se cree que Jesús rezó por última vez.

mi-viaje-a-Jerusalen-24

Iglesia de las Naciones

En el siglo I el monte estaba cubierto de olivos. Unas antiguas escaleras de piedra conducen desde la ciudad hasta el Monte de los Olivos, aunque sólo se conservan algunos tramos.

mi-viaje-a-Jerusalen-23

Jardín de Getsemaní

Se cree que aquí hubo una prensa de aceite, próxima a los olivares, donde fue apresado Jesús.

Memorial del Holocausto Yad Vashem  En este memorial, a través de varias salas se sigue de manera cronológica la historia del holocausto. Quizá lo más impresionante sea ver artículos personales de los que murieron en los campos de concentración: faldas, pantalones, y sobre todo, zapatos. Caminando por el memorial hay varias fosas sobre las que se camina sobre un suelo de cristal donde se pueden ver debajo cientos de zapatos desparejados que usaron los que más tarde murieron en los campos de exterminio. Quizá sean esas arrugas de los zapatos, la forma que adopta el cuero al amoldarse al pie humano, lo que más me impresionó.

Memorial de Yad Vashem

Memorial de Yad Vashem

En su interior está completamente prohibido utilizar cualquier tipo de cámara. Grandes grupos de jóvenes soldados que están realizando el servicio militar obligatorio en Israel visitan a diario el memorial.

mi-viaje-a-Jerusalen-14

Vistas desde el memorial Yad Vashem

Como muchos otros lugares del mundo convertidos hoy en museos, ver en persona la historia del horror y la barbarie humana no hacen que la visita sea agradable, pero sí es muy interesante. Fotografías de los guetos, maquetas de los barrios judíos y de las cámaras de exterminio, las literas donde se hacinaban los judíos en los barracones, maletas de cuero de la época, etc. Y de las salas, la más espeluznante sea quizá la dedicada a los niños. Muy emotiva.

Al salir se puede firmar en un libro de visitas, donde escribí que ojalá los judíos hayan aprendido de la historia y de dónde es capaz de llegar la maldad humana por ambición e intolerancia hacia otras religiones y no cometan los mismos errores. Nada más escribir esto salí a paso ligero por si mis palabras eran consideradas un insulto al pueblo judío y salí del memorial más que deprisa.

mi-viaje-a-Jerusalen-15

Homenaje a los supervivientes del holocausto

Mea Shearim, el barrio de los judíos ultra-ortodoxos Los jaredín o “temerosos de Dios”, judíos ultra-ortodoxos, viven en el barrio Mea Shearim de Jerusalén. Apartados del centro de la ciudad, controlan y vigilan su barrio para que nada ni nadie del exterior “contamine” su comunidad. A la entrada del barrio, un gran cartel avisa que los visitantes no son bienvenidos. Celosos de su intimidad consideran la forma de vestir de algunas mujeres extranjeras indecorosa, y han llegado incluso a apedrear a alguna por considerar su indumentaria un insulto a su moralidad.

Cartel de advertencia a visitantes en Mea Shearim, Jerusalén

Cartel de advertencia a visitantes en Mea Shearim, Jerusalén

Visitar el barrio es pensar que el tiempo se ha detenido 100 años atrás, y reproduce la vida que llevaban los judíos en sus barrios de Polonia y Hungría. Mujeres con faldas largas hasta los tobillos, ropa ancha y la cabeza tapada. Incluso algunas llevan peluca para no mostrar su propio pelo, o un pañuelo. Ellos, con largas levitas negras, sombreros también negros y largos tirabuzones y barbas siguiendo las instrucciones de la Torá: “Dejarás crecer el pelo de tu barba y el que crece en las sienes”.

Cualquier sitio es bueno para rezar

Cualquier sitio es bueno para rezar

Las familias tienen entre 7 y 12 hijos. Los hombres no trabajan, se dedican exclusivamente al estudio de la Torá. Son ellas las que trabajan y llevan un sueldo a casa. Ellas están contentas con poder permitirse el lujo de mantener a un marido que sólo se dedica al estudio de la religión. También obtienen ingresos de las ayudas del gobierno y de las ayudas económicas de la comunidad internacional haredí, sobre todo la de Estados Unidos.

Siguen una dieta estrictamente Kosher: no comen carne de cerdo, ni mariscos. Los alimentos como carne y lácteos no se deben comer juntos, ni siquiera prepararlos con los mismos utensilios o guardarlos en la misma nevera, el vino debe ser producido exclusivamente por judíos, etc. En las casas judías fuera de Mea Shearim que llevan una estricta dieta kosher cuentan con electrodomésticos dobles: dos neveras, dos hornos, dos vajillas,  etc para no juntar los utensilios de cocina en los que se comen unos alimentos u otros.

Aquí la televisión es pecado, internet un invento del demonio, y la música que se escucha es solamente la religiosa. No hay ni siquiera periódicos, sino que se pegan pasquines en las fachadas en los que se informa a los vecinos del barrio de las últimas noticias.

En Mea Shearim los periódicos están prohibidos

En Mea Shearim los periódicos están prohibidos

Las casas, sencillas y humildes no son en propiedad, sino que tienen lo que llaman un “derecho de llaves“, y sólo tienen que pagar una cantidad ridícula al mes. Cuando se constituyó el barrio era requisito imprescindible que los nuevos vecinos tuvieran ascendencia húngara.

En sabath está prohibido encender cualquier aparato eléctrico. Incluso oprimir un interruptor es para ellos pecado. En el hotel en el que me alojaba en Jerusalén, el ascensor tenía un sistema automático que funcionaba sólo los sábados. En lugar de apretar el botón para que subiera o bajara el ascensor, estaba programado para que parara en todas las plantas y así ayudar a los judíos a no “pecar” evitando el contacto con un aparato eléctrico.

Desde pequeños tienen prohibido cortar el pelo de las sienes y cubren sus cabezas con la kipá

Desde pequeños tienen prohibido cortar el pelo de las sienes y cubren sus cabezas con la kipá

Si lo deseas puedes visitar el barrio. Sólo intenta que tu indumentaria y tu comportamiento sean adecuados, respetando las creencias de los judíos que aquí viven. No intentes entenderlo, simplemente respétalo.

Iglesia de Santa María Magdalena Muy cerca del huerto de Getsemaní, es un templo de la iglesia ortodoxa rusa, donde se encuentran los restos de santos mártires ortodoxos.

mi-viaje-a-Jerusalen-22

Iglesia de María Magdalena

Sepulcro de María se encuentra a los pies del Monte de los Olivos, y es según la tradición eclesiástica el lugar donde yacieron los restos de la virgen antes de su asunción. En este lugar se construyó la iglesia en el siglo IV, que más tarde fue destruida y construida de nuevo en el siglo XII. Actualmente se trata de una iglesia ortodoxa y apostólica armenia. También se encuentran aquí las tumbas de San Joaquín y Santa Ana, padres de la Virgen María y de San José. En la entrada de la iglesia se encuentra la Gruta de la Traición, donde se produjo la detención de Jesús.

mi-viaje-a-Jerusalen-25

Iglesia-sepulcro de María

mi-viaje-a-Jerusalen-1

Iglesia en el barrio armenio

mi-viaje-a-Jerusalen-18

Gran sinagoga de Jerusalén

                  mi-viaje-a-Jerusalen-20

Hoy en día la solución para el conflicto Israel-Palestina es la búsqueda de un “mal menor”, lo que no implica que sea una solución justa. Quizá el punto más importante sea la falta de voluntad para solucionar el conflicto.   El filósofo Avishai Margalit afirmó en uno de sus ensayos :

Este libro es la búsqueda justa de la paz, más que la búsqueda de una paz justa. La paz puede ser justificada sin ser justa

Jóvenes soldados en el transporte público israelí con el arma al hombro

Jóvenes soldados en el transporte público israelí con el arma al hombro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s