De los nervios

Chile: ¿Cómo pueden ser tan encantadores y educados?

5 comentarios

Cuando llegué a Chile me preocupó bastante la manera de ser de los chilenos. Desde el momento que pones el pie en el aeropuerto de Santiago todo el mundo te parece amable y educado. ¿Acaso has visto alguna vez un policía de inmigración simpático y educado que te hablara con amabilidad y te diera la bienvenida a su país?. Pues yo sí. Y me ha ocurrido las dos veces que entré en Chile en este viaje y en otro viaje que hice a Chile hace pocos años. Los primeros días estaba bastante preocupada, ya que al intentar coger la maleta siempre aparecía algún chico que me decía: “¡Espera, que te ayudo!”. Al principio pensaba que alguno iba a salir corriendo con ella. No pensaba en ese momento que los chilenos eran tan amables y galantes, sino que pensé que realmente yo aparentaba mucha más edad de la que tengo. Me preocupó mucho más que durante un viaje en metro un chico joven y bien trajeado se levantara de su asiento para cedérmelo. Me dio tanta vergüenza y me sentí tan anciana que acepté sin rechistar. “¿Estaré sufriendo el ataque de un virus que me ha hecho envejecer muchos años en sólo unos minutos?”

¡Gracias, Chile!

¡Gracias, Chile!

Eso sí, siempre que hablaba con algún chileno, no había dicho yo 3 palabras cuando me preguntaban: “¿Española,no?”. He viajado por bastantes países de Centroamérica y Sudamérica, y no he notado en los chilenos esa especie de resquemor o resentimiento histórico que sí he detectado en otros países. Los chilenos entienden que los españoles llegaron a sus tierras, robaron, mataron e hicieron muchas cosas negativas (la historia no se puede negar), pero entienden que no fueron peores que británicos, franceses o portugueses en una época en que muchos países europeos cruzaban el atlántico para traer cualquier cosa que tuviera valor. No me he sentido en Chile culpable por ser española, sentimiento que sí he tenido en otros países, donde nos culpan de casi todos sus males incluso más de 200 años después de que todos ellos se independizaran.

Cuando pasan unos días te das cuenta que los chilenos son así: amables, educados, dispuestos siempre a ayudarte y darte todo tipo de explicaciones si te encuentras perdida o necesitas ayuda.

Como ejemplo 2 anécdotas:

1. Me encontraba en la estación cercana al palacio de la Moneda y buscaba un restaurante donde había quedado para ir a comer. Me había dejado el mapa de Santiago en el hotel. Entré en una tienda de fundas para móvil y demás artilugios y le pregunté al dependiente si conocía ese restaurante. Me dijo que lamentaba no poder ayudarme, porque en ese momento no estaba funcionando su conexión a internet. Pero me dijo: “¡Espera un momento, que llamo a mi hermano!”. Llamó a su hermano y le pidió que buscara en Google maps la dirección exacta. Le preguntó varias veces si estaba seguro que esa era la dirección, que hacía calor y no quería que yo anduviera vagando por las calles con ese sol justiciero. Tras unos minutos me explicó cómo llegar, y cuando estaba ya dispuesta a irme y muy agradecida por las molestias que se había tomado me dijo: “Espera, espera, que te voy a hacer un plano”. Dibujó un plano en una hoja de papel con las 6 o 7 calles que me separaban del restaurante: “Aquí hay un Telepizza”, “Aquí giras a la derecha”, “Aquí hay muchas terrazas-restaurante, pero no hagas caso de los camareros que insistirán en que entres a comer. Para que no te molesten di que ya has comido”. “Por esta calle cerca del Mercado Central ten cuidado, de vez en cuando hay algún que otro robo”… No tengo palabras …El plano lo he guardado como recuerdo de mi viaje a Chile.

2. Cuando regresaba a España desde el aeropuerto de Santiago y una vez pasados todos los controles me acerqué a un Starbucks al lado de la puerta de embarque para gastar mis últimos pesos. Tras pedir un café y un pastel me di cuenta que me faltaban unos 1.000 pesos. Le dije al dependiente que sólo tomaría el café. Un chico 3 o 4 personas detrás de mi se acercó y me dijo: “No te preocupes, yo te doy los 1.000 pesos”. Me quedé tan alucinada que los acepté sin rechistar.

Tengo cientos de pequeñas anécdotas sobre el buen trato que me han dado los chilenos: de todas las edades, en cualquier sitio Se deshacen en explicaciones cuando estás buscando una dirección, preguntes lo que preguntes. Los chicos chilenos me han parecido los más galantes del mundo.

Por todo ello, y a pesar de las maravillas que tiene Chile, me he traído un recuerdo inolvidable  de los chilenos. Quiero agradecer a todos esos chilenos/as anónimos que me han tratado con tanta amabilidad y simpatía. Jamás lo olvidaré.

¡Gracias, Chile!

 

Anuncios

5 pensamientos en “Chile: ¿Cómo pueden ser tan encantadores y educados?

  1. En Chile tratan bien a los turistas, y si eres europeo o norteamericano te trataran mejor aun. Te cedieron el asiento en el metro??? Que suerte tuviste, la mayoría de la gente se hace la desentendida para no cederlo

  2. A los turistas se les trata bien y más cuando son europeos o norteamericanos. Si te cedieron el asiento en el metro es un milagro, ocurre pocas veces jaja

  3. Hola! estoy comenzando a leer tu blog porque viajo en unas semanas a Colombia.
    Yo he vivido en Chile unos años, y estoy alucinando con el post que has dejado, ya que dentro de todo lo bueno y malo que puedes encontrar y vivir, el chileno es de todo menos educado. Y ten en cuenta siempre que nunca hacen nada sin esperar su famosa propina por todo!

    pero me alegro que tuvieses tan grata experiencia! sin duda es un país muy rico y te recomiendo viajar al norte es lo mejor del país!

    Saludos,

    • Hola Carolina
      Quizá fui muy afortunada con los chilenos que me encontré durante mi viaje, pero es que no fueron amables y educados conmigo, fueron amabilísimos y educadisimos.
      Un saludo

  4. Es bonito leer las cosas buenas que has puesto respecto a los Chilenos, es cierto que aveces es suerte, pero no, en general si es así, es solo que con el paso de los años cosas así se han ido perdiendo con el individualismo y el descontento existente. Que bueno que tu experiencia haya sido buena, la verdad es que yo he ido a ciudades de otros paises, y no hay mucha amabilidad, o no ser que se trate de gente de campo. Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s