De los nervios

Parque Nacional Torres del Paine

Deja un comentario

Puedes llegar a Torres del Paine en avión a Punta Arenas y luego en autobús desde Punta Arenas a Puerto Natales. Una vez en Puerto Natales puedes contratar una excursión con alguna de las muchas compañías turísticas que hay o bien utilizar un autobús regular. El precio de la entrada al parque es de 18.000 CLP para extranjeros y 5.000 CLP para chilenos.

Laguna Amarga

Laguna Amarga


Si quieres recorrer el Parque por senderos W Trek y Circuito Completo la empresa Buses Gómez cubre este servicio con los siguientes horarios:

DE PUERTO NATALES AL PARQUE TDP Horario 1 Horario 2
Salida desde Puerto Natales 07:30 14:30
Parada en Laguna Amarga 09:45 16:30
Parada en Pudeto (Catamarán) 10:45 17:30
Llegada a Administración (Conaf) 11:45 18:00
DEL PARQUE TDP A PUERTO NATALES Horario 1 Regreso Horarios 2
Salida desde Administración (Conaf) 13:00 18:00
Parada en Pudeto (Catamarán) 13:30 19:00
Parada en Laguna Amarga 14:30 19:45
Llegada a Puerto Natales 17:00 22:00

 

Vídeo grabado durante mi viaje al Parque Nacional Torres del Paine

 

Aquí tienes un mapa del recorrido que realizan estos autobuses. Tienen la oficina en la Av. España 1455 Oficina 6 en el Rodoviario (estación de autobuses) de Puerto Natales. También puedes contactar con ellos vía email.

Las torres al fondo

Las torres al fondo

En mi caso organicé la excursión con 21 de Mayo, una agencia de Puerto Natales. El precio de la excursión fue de 25.000 CLP (la entrada al parque -18.000 CLP- no está incluída). Te recogen en el hotel sobre las 7 de la mañana y regresas a las 5. En mi caso, que soy bastante vaga, me resultó muy cómodo, ya que no hay que andar mucho. Tampoco incluye la entrada a la cueva del Milodón (4.000 CLP), que casi nadie visita, ya que se trata de una cueva con un milodón de plástico gigantesco que para mí no tenía interés.

Guanacos

Guanacos

Durante la visita vimos muchos guanacos, pumas y coreanos. Los primeros son el principal alimento de los segundos. Y los terceros, al menos cuando yo he estado, han invadido literalmente el parque. Decenas y decenas de autobuses de coreanos. En mi microbús iban 6 coreanas que hicieron varios millones de fotos. Antes de bajarse, se peinaban, se volvían a peinar y se retocaban el maquillaje. Incluso una de ellas, que debía tener el flequillo rebelde, aprovechaba los intervalos en los que íbamos en autobús para ponerse un rulo en el flequillo (sí, sí, un rulo como los que usaban las abuelas). Las coreanas son coquetas y gritonas (muy gritonas). Tuvimos la oportunidad de ver un puma desde el microbús, y al mismo tiempo gritaban (mucho), se peinaban pensando que íbamos a bajar a hacernos fotos con el puma y disparaban sus cámaras como posesas. Los pumas no suelen atacar a los visitantes, pero hay que tener cuidado. El parque cuenta con una variada fauna y flora.

Puma

Puma

El microbús realiza varias paradas, en las que no hay que andar mucho (en la que más unos 20 minutos ya que para preservar algunos lugares la carretera no llega hasta ellos).

Lagos inmensos

Lagos inmensos

Las normas para visitantes y campistas en el parque son muy estrictas. Patrullas forestales del parque lo recorren continuamente para evitar que los visitantes cometan infracciones, y no dudan en imponer costosas multas. Sobre todo son muy tajantes respecto a fumar o encender hogueras. El parque ha sufrido varios incendios de los que tardará muchos años en recuperarse. Incluso debido al aumento de visitantes, han redactado una nueva reglamentación para acampar en el Parque Nacional Torres del Paine. Recuerda que si deseas acampar en el parque debes registrarte.

 

Salto Grande del río Paine

Salto Grande del río Paine

Hay también agencias que realizan  hiking tours en el parque.  Tienen una duración de entre 5 y 9 días, pero a unos precios desorbitados. Si decides hacerlo por tu cuenta, puedes encontrar blogs de valientes que lo han hecho.

Espctacular ¿no crees?

Espctacular ¿no crees?

Tuve la suerte que durante mi estancia allí (enero de 2015) hizo un tiempo muy bueno. Las semanas anteriores habían sido muy frías, con mucho viento y lluvia. Disfruté de un sol espléndido y de temperaturas bastante benévolas para la zona. Es poco común que haga tan buen tiempo durante varios días.

Parada para comer

Parada para comer

Alrededor de la 1 se realiza una parada en una zona dedicada al picnic. Hay que llevar la comida, ya que allí sólo venden “guarretes”: patatas, refrescos, frutos secos o chocolatinas. Hay un restaurante, pero ese día sólo admitían clientes con reserva. El guía (creo que se llamaba Jonathan) fue tan amable que me llevó hasta un hotel que hay en el lago que tiene restaurante. Un sitio caro con un cordero regular, pero con unas vistas impresionantes.

Cordero patagónico. Sólo regular

Cordero patagónico. Sólo regular

Vistas desde el hotel

Vistas desde el hotel

Tras la comida realizamos una caminata de unos 20 minutos hasta la orilla de uno de los lagos. Hay carteles que avisan que no se puede visitar la zona si no es con un guía. Con tanto bicho suelto, yo desde luego no pensaba hacerlo.

Camino al lago

Camino al lago

Cruzando un río

Cruzando un río

Hace unos pocos años visité la Patagonia argentina. Incluso llegué hasta aquí, pero hacía tan mal tiempo que incluso era peligroso visitar el parque por un temporal. Me quedé con las ganas de hacerlo y lo tenía como asignatura pendiente. Con el afán que tenemos los humanos de comparar, no sabría decir cuál es más hermosa. Después de pensarlo un poco me quedo con las 2, ambas espectaculares e impresionantes. Muy diferentes entre sí y al mismo tiempo muy parecidas.

Belleza desbordante

Belleza desbordante

Después de 3 días en el parque, realicé una excursión en barco a los glaciares Balmaceda y Serrano. La salida se realiza a las 8:00 desde Puerto Bories. Se comienza la navegación por el Canal Señoret y la cuadra del fiordo Eberhard, donde el alemán que da nombre al fiordo comenzó la colonización ganadera en la provincia de Última Esperanza.

Canal Señoret

Canal Señoret

La zona fue descubierta por Juan Ladrillero, navegante español nacido en  Huelva. En Chile fue designado para que reconociera la entrada occidental del estrecho de Magallanes y la costa patagónica atlántica. Tomó el mando de una escuadrilla compuesta de dos barcos, el San Luis y el San Sebastián.  Zarpó de la ciudad de Valdivia a fines de 1557 y luego de recorrer el Estrecho en ambos sentidos, en enero de 1559, regresó al mismo puerto del que había zarpado. El nombre de Última Esperanza se debe a que el señor Ladrillero navegaba desde el Pacifico buscando el estrecho que Magallanes había descubierto e intentándolo por ultima vez entre cientos de fiordos, navegó por un entrante que fue su “ultima esperanza” ya que acababa en un glaciar.

Glaciar Serrano

Glaciar Serrano

Durante la navegación se puede ver la Estancia Margot, bajo el cerro Ballena, que se abastece únicamente gracias a los barcos que navegan por el fiordo.  Aproximadamente a la hora y media de navegación se puede ver en la Punta Barrosa una gran colonia de cormoranes, que permanecen aquí aproximadamente 3 meses durante el verano chileno hasta que los pichones aprenden a volar.

Cormoranes

Cormoranes

Colonia de cormoranes en la Punta Barrosa

Colonia de cormoranes en la Punta Barrosa

También durante el verano se puede ver una colonia de lobos marinos. Es la época en que estos animales se aparean y las crías aprenden a nadar.

Colonia de lobos marinos en el fiordo

Colonia de lobos marinos en el fiordo

La navegación dura 3 horas y media aproximadamente por la mañana. A pesar de que es muy bonito todo lo que ves se hace bastante pesada. El barco es bastante grande, con 2 pisos. A primera hora sirven café (bastante malo) y una galleta tipo Ikea (bastante mala). También cuenta con un pequeño bar donde se pueden comprar refrescos y aperitivos. El barco en mi opinión personal lleva demasiada gente. Es una excursión de las que yo llamo borregueras, donde por los altavoces anuncian: “ahora pueden ver la colonia de cormoranes”. ¡Hala, cientos de turistas con sus cámaras y móviles a babor!. “Ahora la colonia de lobos marinos”. ¡Hala, todos con sus cámaras a estribor!.  Bueno, todos no… debido al viento durante la navegación y la cantidad de gente en el barco, presencié una triste escena pero que me hizo muchísima gracia. Viajaba una pareja de chilenos de unos 30 años. Él con su flamante GoPro nuevecita y ella detrás dando instrucciones: “ahora saca esa montaña”, “ahora graba los pajaritos”, “no, así no, enfoca mejor más arriba”, “no, así no, enfoca mejor más abajo”. El pobre hombre tenía una paciencia infinita. Y entonces llegó el momento divertido: el hombre quería colocar un monopod (esa especie de palos para poder hacerse selfies con la cámara), pero una ráfaga inesperada de viento ¡ZAS! le robó la cámara y cayó al agua. La cara de ella era un poema, y la de él… no tengo palabras… La anécdota no tiene nada de divertido, sobre todo porque perdieron una cámara, pero sí lo que vino después: la mujer le lió uno de los pollos más grandes que he visto en mi vida. Si no se habían enterado todos los pasajeros en ese momento lo hicieron. El pobre hombre avergonzado comenzó a caminar por la cubierta huyendo de ella, pero ella le perseguía agitando las manos y gritándole. Era bastante cómico verlos, pero lo mejor fue un grito que salió de no sé dónde y no sé de quién, pero que se oyó claramente: “¡Tira a tu mujer por la borda!“.

Cascadas

Cascadas

El barco para en el Parque O´Higgings para visitar el glaciar Balmaceda. Tienes 2 opciones: realizar la visita larga (de una media hora andando) hasta la base del glaciar o hacer la ruta vaga de 5 minutos. Por supuesto que elegí la segunda, pero no sólo porque soy bastante vaga, sino porque había leído en el foro de Lonely Planet que en la visita corta tienes una perspectiva mucho mejor del glaciar.

Bienvenidos al Parque O´Higgings

Bienvenidos al Parque O´Higgins

Glaciar Balmaceda

Glaciar Balmaceda

Tras esta visita, el barco llega hasta la estancia Perales, que imagino será del dueño de la empresa turística o de su primo. La estancia está en un sitio precioso, pero dentro sólo tiene un comedor tamaño cuartel, y tipo cuartel es como se come. Un aperitivo, cordero y de poste puedes elegir entre melocotón en almíbar o melocotón en almíbar. La excursión cuesta 75.000 CLP, bastante cara para una comida tan mala.

Estancia Perales

Estancia Perales

No entiendo cómo el cordero y la carne en general tienen tanta fama tanto en Chile como en Argentina. La carne argentina y chilena no me parecen nada del otro mundo. He comido en restaurantes de todas las categorías y no me ha sorprendido la calidad de su carne. Empezando porque el cordero, por ejemplo, lo cocinan cuando es muy grande, huele bastante y la carne no es muy tierna. Reconozco que soy bastante exquisita en lo que a comida se refiere, pero estoy acostumbrada a comer cordero lechal en España que le da 100 vueltas a cualquiera que haya comido en Argentina o Chile. Pero si cada día me sorprende más que la gente se coma la comida que sirven en los aviones (muy mala, no importa de qué compañía), entiendo que consideren una carne mediocre como una delicatessen.

Estancia Perales, una comida muy regular

Estancia Perales, una comida muy regular

Por último un favor: deja el parque como lo encontraste. Colabora para que esta joya siga así muchos años más.

viaje_parque_nacional_torres_del_paine_24

 

Mapa del Parque Nacional Torres del Paine

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s