De los nervios

Adictos a viajar

Deja un comentario

William Passman, un financiero de Louisiana decidió un buen día colgar el traje y la corbata con los que iba a trabajar, calzarse unas buenas botas y dedicarse a recorrer el mundo. No contento con eso decidió tatuarse en la espalda un gran mapamundi donde iría señalando los países que visitaba.

paises-que-has-visitado-2

Yo en modo Passman

He querido emular a Passman haciéndome un tatuaje (aunque sea virtual), de los países que he visitado. No tengo valor para hacerme un tatuaje, y aunque lo tuviera no le encuentro el sentido a tatuarme ese mapamundi, y más cuando ni siquiera lo iba a ver por tenerlo en la espalda. Aún me quedan muchos sitios por visitar (los de color gris), pero viendo el mapa me lamento de haber estado ya en sitios tan maravillosos que aunque vuelva, ya no disfrutaré de la sorpresa del que los visita por primera vez.

Cuando aún siendo menor de edad viajé por primera vez a Londres (primera vez que viajaba fuera de España) me sentí la persona más afortunada del planeta. No por ir a estudiar inglés (que era el motivo que le vendí a mi padre), sino porque me imaginaba una sucesión de aventuras muy diferentes a lo que era mi vida cotidiana. La verdad es que en mi primer viaje no viví muchas aventuras (o ninguna)pero sí aprendí bastante inglés, lo que me ha facilitado enormemente la vida en todos los sentidos, y mucho más cuando viajo.

paises-que-has-visitado-3

Bill Passman

Como dice Reverte, viajar es sobre todo un acto de humildad permanente, porque descubres que te equivocas más de lo que podías pensar. Tus prejuicios se desvanecen y tus principios se recortan en número, aunque se hacen más fuertes en calidad.

Y sobre todo, el viaje requiere una buena dosis de humor. Hay que aprender a reírse, en particular de uno mismo. Porque si uno aprende el valor de burlarse de sí mismo, tiene tema para reírse toda su vida.

Viajando he conocido gente maravillosa y detestable, he aprendido sobre religión, historia, geografía e incluso cocina, he descubierto que soy muy cobarde pero también muy valiente, que disfruto igual tanto en una ciudad a la última como Tokio como en un pueblo perdido de Nicaragua y, finalmente, he llegado a la conclusión de que viajando es cuando me siento realmente feliz.

A día de hoy no sería capaz de vivir sin viajar. Incluso cuando estoy viajando estoy pensando en el próximo viaje, en diseñar una ruta. Siento no poder viajar a destinos que me gustaría por temas de seguridad, por cuestiones sanitarias o por cualquier otro motivo.

No soy rica, ni muchísimo menos, pero mi deseo de viajar me hace priorizar mis gastos para ahorrar lo máximo posible para el próximo viaje. ¿Soy una adicta a viajar?. Sí.

¿Quieres ver el mapamundi de los países que has visitado?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s