De los nervios

San Juan Chamula (México)

1 comentario

Si hay un lugar de México que me ha dejado completamente noqueada ha sido San Juan Chamula. Visitar este pueblo es una experiencia, cuando menos, impactante.

mi-viaje-a-mexico-san-juan-chamula-1

En la iglesia de San Juan, al sacerdote católico sólo le está permitido realizar bautizos. Hay que pagar 20 pesos para poder visitar el templo, y merece la pena hacerlo, porque no he visto un espectáculo parecido en mi vida. El suelo está cubierto de hojas de pino, para recordar a los indígenas su lugar de procedencia, y aunque estén dentro de un templo católico, no olviden sus orígenes. Dentro hay cientos de velas ardiendo delante de imágenes de santos y vírgenes vestidos con los ropajes más brillantes y feos que he visto en mi vida. En los bancos la gente reza, los chamanes sacrifican un gallo y lo pasan por delante de una anciana para que cure sus males y purifique su alma.

mi-viaje-a-mexico-san-juan-chamula-4

Entrada a la iglesia de san Juan Chamula

De repente entra un grupo numeroso de mariachis (que se quitan el gran sombrero por respeto), y caminan por el pasillo principal tocando sus guitarras y cantando a grito pelado. Detrás, una multitud camina tras ellos con ramos de flores en las manos. Me siento en un banco para contemplar lo que  a mis ojos es un espectáculo, y observo a una mujer que se acerca a rezar a la imagen de “San Antoñito”: A grito pelado, para que se entere su san Antoñito y todos los que estamos allí comienza a rezar :”¡Ay san Antoñito! vengo a resar otra ves para hablarte de mi vesina. No para de molestarme, todo el día platica cosas malas de mí, manda a su perro a mear a mi puerta, y ahora todas las vesinas también hablan mal de mí. Ay san Antoñito, vengo a pedirte que hagas algo con esta mala mujer que no me deja vivir…” y sigue así un buen rato rezando a voz en grito, poniendo verde a su vecina y casi pidiendo a san Antonio que le corte la mala lengua a la mala vecina.

mi-viaje-a-mexico-san-juan-chamula-2

En la iglesia está totalmente prohibido hacer fotos, totalmente prohibido. El castigo puede ser desde romperte la cámara, a pagar una multa o incluso hacerte pasar un día en la cárcel del pueblo (que no me quiero imaginar cómo es). El gobierno mexicano, para quitarse un poco “el muerto” del problema indígena de encima, les deja hacer más o menos lo que les da la gana, por lo que la policía no tiene ninguna autoridad para llevar la contraria a los cabecillas de san Juan.

Tanto mujeres como hombres van vestidos con piel de carnero, con un calor insoportable que hace, pero ellos aguantan como si nada. Las faldas de las mujeres tan tiesas que les debe ser difícil hasta sentarse. Si son capaces de llevar esas ropas con ese calor indescriptible, no me quiero imaginar qué pueden hacer  a un turista si lo sorprenden haciendo alguna foto. Mejor no probar…

Otra curiosidad de los chamulas es su adicción a la Coca-Cola, e incluyen esta bebida incluso en los ritos religiosos. La planta americana se encuentra a pocos km, en san Cristóal de las Casas. La Coca-Cola se ha convertido en un elemento indispensable en todo tipo de ritos y celebraciones. Muchos de los tratos y negocios se cierran aceptando una Coca-Cola. Si tú la aceptas es que cierras el trato.

mi-viaje-a-mexico-san-juan-chamula-7

 

La historia de la Coca-Cola y san Juan Chamula es tan peregrina como que viene de lejos: las grandes compañías de refrescos americanas buscaron a caciques locales que producían pox (un aguardiente que te quema las entrañas y que utilizaban en los rituales mayas) y les otorgaron concesiones del famoso refresco americano. Muy pronto se hicieron inmensamente ricos, se convertían en usureros y llegaban a controlar el negocio de los transportes. Fueron los mismos indígenas los que se encargaron de promover la bebida en todo tipo de eventos y celebraciones familiares y religiosos.

mi-viaje-a-mexico-san-juan-chamula-5

San Juan Chamula

Incluso muchas de las escuelas y viviendas de la zona muestran grandes anuncios del famoso refresco porque la compañía les regalaba la pintura. El valle se ha convertido en un anuncio de la marca, y son ya muchos los que denuncian la “cocacolización” mexicana.

mi-viaje-a-mexico-san-juan-chamula-6

Mujeres chamulas con sus faldas imposibles

Hoy en día se ha convertido casi en una moneda con la que pagar dotes o deudas, y los jefes indígenas promueven el consumo del refresco entre la población. Muchas comunidades no tienen acceso al agua potable, y les resulta mucho más barato comprar Coca-Cola que agua. Se calcula que cada habitante de Chamula consume entre 2 y 5 litos de esta bebida al día. De locos…Pero no sólo son adictos a la Coca-Coloa. Si visitas Chamula verás que muchos son adictos aún al pox, y dormitan después de perder el conocimiento por el suelo de toda la ciudad.

Si deseas visitar San Juan Chamula Alex y Raúl son dos chicos mexicanos que organizan tours por la zona desde san Cristóbal de las Casas (se incluye Zinacantán). Y a parte de dar mucha información te avisan sobre qué hacer y qué no en la zona.

Seguro que no has visto nada parecido en tu vida…

Anuncios

Un pensamiento en “San Juan Chamula (México)

  1. Pingback: San Cristóbal de las Casas. ¡Encantadora! | De los nervios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s