De los nervios

Chichicastenango, el mercado del color

1 comentario

Chichicastenango se encuentra a 40 kms de Panajachel. Para visitar su mercado invertirás una hora y media para recorrer los 40 kilómetros que separan ambas localidades. ¡Bienvenido a Centroamérica!.

mi-viaje-a-guatemala-chichicastenango-1

Contraté el traslado desde Panajachel a Chichicastenango con Transport Guatemala  (ida y vuelta  $22). Te recogen en tu hotel a las 08:00 y te llevan de vuelta a Panajachel a las 14:00 (te dejan en la calle Santander). De camino al mercado, la carretera discurre por montañas y valles que rodean el lago Atitlán. Si estás atento verás la mejor panorámica del lago.

Las furgonetas cruzan el pueblo de Sololá, el único que he visto en Guatemala en el que los hombres (y no sólo las mujeres) van vestidos a la manera tradicional; continúa por Los Encuentros, para llegar una hora y media después al centro de Chichicastenango (Chichi en Guatemala. Los guatemaltecos abrevian los nombres de la ciudades que suelen ser bastante largos: Chichi, Pana, Guate, Xela, etc).

mi-viaje-a-guatemala-chichicastenango-2

Todas las furgonetas aparcan detrás del hotel Santo Tomás, a 2 minutos de una de las principales entradas del mercado, y es el mismo punto desde el que salen a las 14:00 horas. Nada más bajarte de la furgoneta te asediarán decenas de vendedoras  con sus mil baratijas colgadas al hombro: pulseras, bolsas, chales, etc. Son las vendedoras más insistentes (e incluso pesadas) de todo Guatemala.

mi-viaje-a-guatemala-chichicastenango-3

Lo más interesante de Chichicastenango son sus iglesias, el mercado de frutas y verduras dentro del mercado y sorprenderse con la variedad de artículos que los vendedores ambulantes anuncian a gritos: linternas, maquinillas de afeitar e incluso antibióticos (el vendedor, dándoselas de médico, aconseja a los compradores de qué color comprar las píldoras según sus dolencias: ¿te duele una muela? la rosa, ¿te duele el estómago? la azul. Dudo que este señor tenga muchos conocimientos médicos y que las pastillas sean realmente antibióticos.

mi-viaje-a-guatemala-chichicastenango-4

Las frutas y verduras de Guatemala son realmente buenas. algunas de tamaño espectacular. Sus tierras volcánicas aportan vitaminas y nutrientes a la tierra con las que se logran productos de buena calidad y tamaño desorbitados.

mi-viaje-a-guatemala-chichicastenango-5

Al mercado acuden cada jueves y domingo gente de todos los pueblos de alrededor a vender sus productos, lo poco o mucho que cultivan en sus campos: algunos con miles de kilos de tomates y otros con una pequeña caja con unas cuantas cabezas de ajos.

mi-viaje-a-guatemala-chichicastenango-6

El edificio que hay dentro del mercado tiene unas dimensiones enormes, y su planta baja está abarrotada de productos, vendedores, compradores y turistas. Puedes subir a la primera planta para tener una mejor perspectiva del mercado.

mi-viaje-a-guatemala-chichicastenango-7

Los días de mercado son importantes para Chichicastenango, porque mueven toda la economía de la zona. La cita no se cancelará aunque llueva. Es su medio de vida. Los puestos inundan las calles, y se colocan productos en rejas, ventanas o cualquier espacio que se pueda utilizar para mostrar sus productos. Se trata de uno de los mercados más llamativos y extraordinarios del mundo. Todo un espectáculo.

Es aquí también donde las mujeres compran las telas para sus vestidos, la lana para tejer y todo lo necesario para ellas o sus hijos.

mi-viaje-a-guatemala-chichicastenango-11

Llevan a los niños muy pequeños (hasta los 2 años) en lo que llaman ellas las maleteras, que no son más que unos chales con los que cargan a los bebés a sus espaldas y que también les sirve para llevar sus compras. El caso es que a los niños se les ve cómodos ahí dentro y seguros.

mi-viaje-a-guatemala-chichicastenango-8

Aquí se encuentra también la Municipalidad Indígena, organismo paralelo al gobierno guatemalteco donde son elegidos los líderes indígenas civiles y religiosos, incluso un juzgado donde se deciden los casos en los que se encuentra involucrada población indígena.

mi-viaje-a-guatemala-chichicastenango-9

La Iglesia de Santo Tomás, en el centro del mercado, fue construida a mediados del siglo XVI. Los 18 escalones de la entrada simbolizan el calendario sagrado de los mayas, que consta de 18 meses por año con 20 días cada uno. En la entrada de la iglesia (pero fuera de ella) siempre se están realizando rituales indígenas  en los que queman incienso.

mi-viaje-a-guatemala-chichicastenango-10

 Se practican ritos que pueden situarse 5 siglos atrás, y que han perdurado gracias al sincretismo, a la manera en que han convivido las religiones católica y quiché.

mi-viaje-a-guatemala-chichicastenango-13

Delante de las escaleras numerosas vendedoras de flores ofrecen a los que van a visitar la iglesia flores para sus ofrendas.

El mercado se encuentra dividido en sectores según los productos que se venden: frutas y verduras, calzado, carnicería, telas, etc.

mi-viaje-a-guatemala-chichicastenango-12

Al igual que en otros muchos sitios, y lo peor de Guatemala, muchos, muchísimos niños trabajando. 

Anuncios

Un pensamiento en “Chichicastenango, el mercado del color

  1. Pingback: Antigua, una ciudad sobrevalorada | De los nervios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s