De los nervios


Deja un comentario

Optimización de recursos infantil en Vang Vieng (Laos)

Para mí, uno de los grandes placeres cuando viajo es sentarme a observar a los locales. En un mercado de Vang Vieng había decenas de comerciantes preparando los puestos para el mercado. Me asombró ver a una mujer muy joven con 3 niños pequeños (nunca he sabido calcular la edad de las mujeres asiáticas porque su aspecto menudo me confunde). Montaba el puesto, colocaba los artículos, separaba a los niños que se pegaban entre sí. Dos niñas mayores (bueno, mayores es mucho decir: 3 o 4 años como mucho), y uno más pequeño de aproximadamente 1 año. Las niñas ayudaban a su madre, y el pequeño sólo se dedicaba a descolocar todo lo que sus hermanas colocaban. En un momento dado, la madre se volvió y debía estar regañando a las niñas por no cuidar de su hermano (Esto lo imagino por los gestos. No hablo laosiano). La mayor de las niñas, harta del pequeño, introdujo al bebé en una cesta tipo supermercado que su madre había vaciado momentos antes de pulseras y baratijas. Lo positivo fue que el pequeño, más que como un castigo se lo tomó como un juego y no protestaba.

Mercado de Vang Vieng (Laos)

Mercado de Vang Vieng (Laos)

Anuncios


Deja un comentario

Luang Prabang, la ciudad más bella del mundo

El título de esta entrada no es mío. Muchas veces elijo un destino leyendo un libro sobre cualquier país que hace que necesite conocerlo y ver con mis propios ojos lo que se cuenta sobre él. Eso me ocurrió con Laos. Javier Nart, abogado y escritor, escribió un libro sobre una ruta del Mekong (VIaje al Mekong. Ed. Martínez Roca, 2001), donde declaraba Luang Prabang como la ciudad más bonita del mundo. Decir esto sobre cualquier ciudad es aventurado, ¿Cómo se puede valorar que una ciudad es la más bonita del mundo?. Yo he conocido muchas ciudades, muchas ciudades bonitas, pero no sabría decir cuál es la más bonita del mundo. Siempre pienso que la ciudad o el lugar más bonito del mundo aún está por llegar.

Vídeo grabado durante mi viaje a Laos

Sigue leyendo


Deja un comentario

Luang Prabang: el tak bat o ceremonia de las lismosnas

Luang Prabang es de esas ciudades que te dejan marcado. Una ciudad para vivirla y disfrutarla. Cuenta con más de 80 templos y edificios de arquitectura colonial francesa. Una mezcla irresistible que hace de Luang Prabang una de las perlas asiáticas.

Una de las ceremonias más impresionantes de la ciudad es la ceremonia de las limosnas o Tak Bat: cada mañana, los monjes abandonan los templos antes que salga el sol para pedir limosna. Caminan con sus túnicas color azafrán en silencio y descalzos con una bandolera de tela colgada sobre sus hombros que contiene un envase donde guardan los alimentos que los feligreses donan a diario. Grupos de fieles se colocan delante de los templos, con recipientes de comida cocinada para tal efecto. A medida que pasan los monjes, los fieles introducen en sus envases una cantidad pequeña de comida con sus manos.

Ceremonia de Tak Bat en Luang Prabang

Ceremonia de Tak Bat en Luang Prabang

Los feligreses se levantan temprano cada mañana para preparar los alimentos. Durante la ceremonia nadie habla, ni siquiera los fieles para no molestar a los monjes durante su meditación. Esta ceremonia se ha mantenido durante siglos, incluso en momentos difíciles de convulsión política en el país. Los fieles aportan comida a los monjes (es la comida con la que se alimentarán ellos durante el día).

Si visitas Luang Prabang y deseas ver la ceremonia, deberás estar en la calle principal de la ciudad (Sisavangvang) sobre las 5:30. La ceremonia puede verse en muchas calles, en todas donde haya un templo. Pero al ser la calle Sisavangvang la arteria principal de la ciudad, es donde las colas de monjes son más largas. Verás pasar delante de ti a cientos de ellos de todas las edades, ya que salen decenas de ellos de todos los templos que se encuentran en las calles cercanas.

Decenas de monjes por las calles de Luang Prabang

Centenares de monjes por las calles de Luang Prabang

La ceremonia es uno de los atractivos turísticos de la ciudad, pero no está hecho para el turista. Debido al incremento de turistas en Luang Prabang, a veces la ceremonia se convierte en un caos de cámaras, flashes, turistas cruzando de un lado a otro de la calle, hablando entre ellos, utilizando su teléfono móvil. Es aconsejable vestir adecuadamente, evitar interrumpir a los monjes en su meditación y no utilizar el flash de la cámara. Mantente a unos metros de ellos y respeta ese momento sagrado para ellos.

Joven monje

Joven monje

 

Aquí puedes ver un mapa de la ciudad de Luang Prabang